Inteligencia Artificial

¿Alguna vez pensarán las máquinas?

Allá por el año 1950, Alan Turing,  un matemático británico,  propuso  un experimento:  En un cuarto (A) y en un cuarto (B) estarían una máquina y un hombre, afuera una persona estaría haciendo una serie de preguntas que responderían indistintamente los ocupantes de los cuartos A y B. Las preguntas serán por algún teletipo para que no se detecten declinaciones de voz.

 Cuando la persona que pregunta, no sepa distinguir quien es la máquina y quién es el hombre, entonces se habrá conseguido una máquina inteligente.

Alan Turing aventuraba a decir que dicha máquina se conseguiría realizar en unos 50 años.  Pues bien, han pasado ya poco más de 50 años desde que lo mencionó y no se ha logrado superar la prueba.

La Inteligencia Artificial (IA), también conocida, aplicada o involucrada a términos como Robótica, Autómatas, Sistemas Expertos, etcétera,  es una disciplina que envuelve a varias ramas de estudio: la ingeniería, la computación, la psicología, la física, la medicina, la filosofía, la teología y lo que se acumule.

¿Se tendrá alguna vez una máquina que sea igual que el hombre?

 Esto es algo muy difícil de responder. Nunca podremos llegar con una máquina y preguntarle: ¿Qué sientes?, es probable que nos responda cualquier cosa pero esa respuesta fue programada por los diseñadores. Si es difícil saber qué piensa otra persona incluso uno mismo, entonces es mucho más difícil saber si una máquina sentirá algo o tendrá conciencia de saber que es lo que está pensando o sintiendo.

En los juegos de ajedrez por computadora se tiene un modelo de lo que puede ser un desarrollo de variantes de procesamiento de la información. La computadora está  “pensando” que jugada hará, pero nunca se comparará con un hombre porque el hombre está procesando la jugada que realizará pero en su entorno, tiene la presión del público, de sus preocupaciones personales, de su estado de ánimo. La máquina solo está pensando su próxima mejor  jugada. Pero atención: una computadora ya le ganó a Gary Kasparov campeón mundial de ajedrez, cosa que ya preocupa a los que no son entusiastas de la IA. 

 Pero hay quienes salen en defensa de los robots como lo hizo Carl Sagan y menciona que si así como el ser humano hace gala de un chauvinismo, las personas  blancas  de racismo y los hombres de  sexismo, no habrá algo así como una actitud de especiismo, esto porque no se pueda asimilar que una máquina podrá ser como el hombre, sobre todo del complejo de inferioridad que se siente cuando vemos como una calculadora nos hace operaciones de cifras grandísimas con decimales en una fracción de segundos o de ver como una computadora nos selecciona y filtra información de una base de datos inmensa.

 Y ahora, supongamos que se deciden a hacer una máquina que piense como un hombre. ¿Pero como va a aprender?, ¿se le introducirán todos los datos de todo lo que conoce un ser humano promedio  y algo más?, o ¿se le programará para que aprenda como lo va haciendo el hombre desde que es niño?.

 Increíblemente ya se están haciendo proyectos de las dos formas anteriores llamadas vertientes Simbólica y Conexionista entre ellos el proyecto Cyc, con el cual se le han introducido datos que analizará la propia computadora y tomará decisiones por sí misma, este proyecto está por terminarse y se supone que los resultados serán los de la inteligencia de un niño de 2 años.

 Pero y  ¿qué pasará si la inteligencia de estas máquinas es tal que pretendan dominar al hombre y crear máquinas  hijas de sí mismas?, recordemos que están aprendiendo a pensar y reciben todo lo que está en su entorno, o ¿qué pasa si alguien con ideas destructivas le atiborra de información dañina a la computadora para  afectar al hombre o al planeta?. Con todo esto valdrá la pena entonces hacer máquinas que emulen al hombre.

Bueno como en todo, si está en malas manos será peligroso, pero si es por el bien entonces  imaginemos a esas máquinas entrando a lugares donde no puede acceder el hombre, o ser empleado en pruebas donde la vida de un individuo corre peligro, o la seguridad que proporcionaría ante algún ataque delictivo. En fin veremos que nos depara la tecnología en los próximos años.

Anuncios

junio 28, 2009 at 12:57 am


Categorías

  • Enlaces

  • Feeds